SOBREVIVIENDO EL PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO

12/28/2014 12:00 am

Sobreviviendo-el-embarazo-Slider

Confieso que sí sentí un GRAN alivio de haber pasado el primer trimestre del embarazo. No tanto por lo físico, pues gracias a Dios tuvimos mucha suerte y no tuve náuseas ni vómito ni nada de eso, pero sí por el estrés mental que te hace pensar que esas primeras 12 semanas estás “en riesgo”…

Desde el doctor, que en nuestra primera cita nos dijo “Todavía no le cuenten a nadie hasta que en la siguiente cita veamos si sí se queda pegado” o hasta el sinnúmero de textos que hay recordándote los porcentajes que tienes de perder al bebé.

Mi primer consejo para sobrevivir este primer trimestre es: NO HAGAS CASO a nada de eso, comenzando por dejar de leer esos libros fatalistas (estilo What to Expect When You’re Expecting) que sólo hablan de lo que puede salir mal. Si pudiera regresar el tiempo, no hubiera leído ese libro, de veras. Si quieres saber lo que pasa día a día con el app es suficiente.

El segundo es que tampoco hagas caso del consejo de no decirle a nadie. Es una noticia padrísima que da un gusto enorme compartir. Y no solo te dan ganas de decírselo al mundo entero, lo NECESITAS. Nadie te va a ayudar ni a entender mejor que una mujer que ya lo haya vivido. Nosotros nos esperamos casi 2 meses porque, al vivir fuera, queríamos decirle a nuestros papás en persona. Pero fue durísimo y sí necesité decirle desde antes a algunas de mis amigas más cercanas. Por más que el esposo era super empático y me apoyaba mucho, no hay nada más tranquilizante que los consejos de una mujer que ya vivió todo esto.

Y lo más importante es que disfrutes estas semanas- ese cosquilleo permanente que tienes en la panza y el despertar todos los días diciendo “¡¿Será verdad que voy a tener un bebé?!”. La emoción nunca pasa, pero eventualmente te acostumbras y ya no piensas en eso el 100% del día.

Acá les dejo algunas otras cositas que me hicieron este primer trimestre de embarazo más llevadero:

Mood-Board-Trimestres

 

1. Rainbow Light Prenatal One– Estas vitaminas me encantan porque tienen TODO lo que necesitas: ácido fólico, calcio, hierro, vitamina B, vitamina C, etc… además están hechas a base de comida orgánica y lo mejor es que es sólo una pastilla. Te sirven desde antes de dejar las anticonceptivas hasta cuando estés dando pecho.

2. Almendras – La mejor manera de evitar que te den náuseas es comer poquito cada 2 ó 3 horas. Las almendras son lo máximo para esto porque puedes traer siempre una ziploc en tu bolsa y cuando sientas que empiezas a sentir un poquito de acidez te comes unas 5.

3. One Line a Day– Los cambios que estás por pasar no serán sólo en tu cuerpo – sino también en tu mente, en tu forma de ver el trabajo, en tus motivaciones y hasta en las amigas que te caen bien. Yo me puse hiper reflexiva – todo el día quería escribir y como durante las primeras semanas no estábamos diciéndole a nadie, mi diario fue mi mejor amigo. Este diario además me encanta porque te dura 5 años y sólo tienes que escribir un párrafo chiquito cada día.

4. Bountiful, Beautiful, Blissful– Me lo recomendó mi maestra de yoga y me encanta porque es super completo. No sólo te habla de los aspectos físicos por los que vas a pasar, sino también de todo el proceso mental y emocional que comienzas a vivir. El embarazo es mucho más que una panza creciendo, y este libro te ayuda para prepararte en todos los aspectos.

5. YogaGlo.com – El yoga es una de las mejores maneras de estirarte, relajarte y preparar a tu cuerpo para todos los cambios que están por venir. No importa si nunca lo has hecho, muchísimas chavas comienzan con el embarazo. A mi me gusta mucho ir a las clases presenciales pero entre semana no alcanzo a llegar por el trabajo, así que esta página es lo máximo para hacer en mi casa. Puedes seleccionar el nivel y duración que quieras – y no sólo es para embarazo, tiene todo tipo de yoga y para todo tipo de enfoques.

6. Fake-Margaritas – Yo nunca jamás en la vida niego un vino – así que cuando estaba en las semanas en donde todavía no quería decir nada, me costaba mucho trabajo mentir. Tal fue mi suerte que me tocó pasar una noche de la semana 6 en una cena de trabajo en un viñedo… y cuando saqué el cuento del antibiótico nadie me creyó. Una amiga, que ya va por su segundo bebé, me jaló a una esquinita y me dijo “esa excusa no funciona… mejor pide una copa y hazte tonta o pide una margarita-fake”. Y desde ahí me la pasé pidiendo juguitos frozen y aparentando que me encantaba tomar tragos de SpringBreaker.

 

Deja un comentario

comentarios