El anillo del permiso

09/20/2013 8:27 pm

El anillo del permiso

Hay posts que escribo para recomendarles cosas, otros para reflexionar y otros para acordarme de algo siempre. Hoy es uno de esos últimos.

Hace una semana estaba arreglándome para lo que según yo iba a ser una fiesta en el Club Cartagena. Estaba nerviosa porque mi cuñada me había dicho que eran muy elegantes. Estaba feliz por estar en esa ciudad amurallada de la que me enamoré en Abril del año pasado. Y definitivamente no estaba ni enterada de todos los torbellinos emocionales que comenzaría a vivir en un par de horas.

Hace una semana, me comprometí con el hombre del que me enamoré en el primer beso. Después de 2 años de saber que yo con él me quería casar, me preguntó si me quería casar con él. Y no sólo me preguntó -me sorprendió de mil y un maneras con historias de piratas y arreglos de canciones. Me hizo sentir tantas cosas bonitas que ningún relato y ninguna foto le hará jamás justicia a ese día que me cambió tanto la vida.

Porque desde el viernes pasado estoy de un contento que hasta la cara me duele de tanto sonreír. Sueño dormida y sueño despierta. Pienso en lo guapo que se va a ver el día de la boda y lo mucho que se me antoja hacerle de desayunar todos los días. Pienso también que todo eso ya lo había pensado siempre, sólo que antes no me daba permiso de soñar.

Deja un comentario

comentarios