2014: el primer año del resto de mi vida

12/31/2013 2:32 am

Home-is-wherever-Im-with-you

Adiós, 2013. Otro año que me trata rebién. Hacer el recuento me hace sentir hasta un poquito culpable – ¿será normal que cada mes supere al anterior? ¿Por qué últimamente me trata tan bien la vida?

Nada de esto era así antes -de los 12 a los 24 tuve 12 años MUY jodidos y de inestabilidad total. Aprendí que la preocupación que te genera un problema grande impacta en todo lo demás y de repente parece que no hay ni una ramita sana de donde colgarse.

Me acostumbré a contestar “más o menos” cada que alguien preguntaba “¿Cómo estas?” y a despertar diario con un sentimiento de angustia y tristeza. A veces, y cada vez menos, vuelvo a despertar así y después de un inventario rápido me rio y me digo: todo está bien, pawichiz, ya eres muy feliz y muy suertuda.

Lo más importante de ese pasado es que me ha hecho ser muy agradecida. Desde que todo empezó a mejorar siento como si me hubieran regalado una nueva vida y ahora vivo cada momento con todos mis sentidos. Valoro muchísimo la salud de mi familia y el no tenerme que preocupar por asuntos de dinero. Agradezco diario el trabajar en algo que me encanta y haber encontrado a una pareja que saca todo lo bueno de mi. Pero lo que más valoro es la estabilidad emocional que todo esto me ha traído.

Hoy festejo el haber logrado todos mis propósitos y despido al 2013 con un poquito de nostalgia por tantos buenos momentos: el compromiso en Cartagena, mi primer medio maratón, un fuerte crecimiento de los blogs, recompensas en el trabajo y POR FIN vivir en el Casco Viejo. ¡Guau! No me creo tantas cosas buenas en tan solo 365 días.

Al 2014 le tengo altas expectativas– con él vienen mis 30’s y la decisión más importante de mi vida: el matrimonio. Estoy un poco nerviosa de dar este paso y comenzar la vida en pareja pero también MUY tranquila de saber que elegí al mejor compañero.

Así que a este nuevo año le dejo sólo uno, pero muy grande, propósito: mi matrimonio como la prioridad principal. De este propósito grandote nacen muchos objetivos: cuidarme, cuidarlo, compartir, ceder, amar y perdonar – suficientes para despertar todas las mañanas lista para el reto más ambicioso de mi vida: construir mi propia familia.

Estoy muy feliz de que el 2014 sea el primer año del resto de mi vida :)  y espero que por ser año nuevo me perdonen tanta cursilada.

Deja un comentario

comentarios